TuWeb
Las consecuencias del abuso de los recursos naturales
Información sobre algunas de las Plantas Curativas
Tipos de Suelo
Algunos tipos de Flores
Planta: Ardisia
Planta: Rusco
Plagas y Enfermedades
Flor: Crisantemo
Flor: Rosa de Jericó
Flor: Jazmin
Flor: Ipomea
Flor: Dimoforteca
Flor: Helenio
Flor: Aster
 
Flor: Jazmin



Jazmin

Características
Hojas: Se compone de entre 5 y 9 hojas opuestas de color verde oscuro.

Flores: Constituyen su principal atractivo, se disponen en racimos y generalmente son de color blanco, aunque pueden aparecer algunas amarillas debido a la gran variedad de jazmín existente. Su aroma dulzón es inconfundible.

Tallo: Se trata de una planta de porte trepador, por lo que el tallo es frágil y no se sostiene por sí mismo, sino que se cultiva apoyada en una pared o muro.

Estilo: Pertenecen al género de las trepadoras.

Altura: Puede alcanzar un gran tamaño, por lo que hay que podarla con frecuencia.

Cuidado
Abono: Es aconsejable el uso de abonos orgánicos para la fertilización del jazmín, ya sean descompuestos o mezclados con arena en una proporción de una parte de abono por dos de arena de río.

Riego: El riego debe ser regular pero no muy abundante, el intervalo ideal es una vez a la semana si se encuentra en el jardín y cada 3 ó 4 días si está en una maceta.

Luz: Aunque suele crecer en lugares sombreados necesita luz para una floración óptima, sobre todo si se encuentra en el exterior. En el interior, no requiere luz directa

Temperatura: Es muy resistente al frío, pero no tanto al calor, que puede impedir la floración sobre todo si hay humedad en el ambiente. Entre 13ºC y 25ºC es la temperatura ideal

Poda: Es una planta que puede alcanzar grandes dimensiones, por lo que debemos estar alerta y realizar la poda de forma frecuente para que su tamaño no supere nuestras expectativas.

Sustrato: Puede vivir en una gran variedad de suelos y es indiferente a la cal de los mismos.

Floración: Florece en los meses de verano, desde agosto hasta octubre. Tras ella, la planta debe ser muy podada para que permita una floración más rica sobre las ramas jóvenes al siguiente año.

Plagas y enfermedades: Oídio: las hojas se vuelven blancas a causa de un hongo que las cubre con un polvo de color claro. En ocasiones pueden provocar la caída de las hojas. Para proteger la planta conviene utilizar fungicidas.
Pulgón: unos pequeños insectos que se agrupan en colonias y se alimentan de la savia de la planta, debilitándola. Además, segregan una sustancia que atrae a las hormigas. En este caso es conveniente recurrir a los insecticidas.
Orugas: las larvas de insecto se alimentan del tejido de las hojas haciendo agujeros en las mismas. Para acabar con ellas, también es necesaria la aplicación de algún repelente de insectos.
Cochinillas: son unos insectos trepadores que segregan una sustancia que recubre el tallo y las hojas, provocando la caída de las mismas. Los insecticidas son la solución.
Araña roja: pequeños arácnidos forman unas finas telarañas que provocan decoloraciones en la planta. Conviene utilizar algún producto para ahuyentar a los insectos.